Lorena Briedis

Lorena Briedis (Letonia / Venezuela) es escritora y docente. Actualmente, se desempeña como profesora de la asignatura de Lenguaje Poético en el máster de Narrativa de la Escuela de Escritores de Madrid, donde imparte, además, cursos anuales de Escritura Creativa, Relato Breve y Relato Avanzado. Asimismo, dirige varios clubes de lectura en el Impact Hub y en otros espacios de la Comunidad de Madrid.

Es coordinadora de la  Asociación Europea de Programas de Escritura Creativa (EACWP por sus siglas en inglés) y, en el ámbito de la cooperación europea, ha realizado trabajos de formación artística y pedagógica en la Scuola Holden de Turín (Italia), junto al escritor Alessandro Baricco; en el Orivesi College of Arts de la mano del poeta finlandés Risto Ahti; en la Valand Akademy de Gotemburgo (Suecia), junto a los poetas Jenny Tunedal, Gunnar D Hansson y el crítico cultura Mikael van Reis, y en la Escuela de Poesía de Viena con Jürgen Berlakovic, músico y autor de poesía sonora.

Durante sus primeros años de formación en Caracas, participó en talleres literarios con los poetas venezolanos Rafael Cadenas y Armando Rojas Guardia, entre otros, y realizó su tesis de grado en torno al también poeta venezolano Eugenio Montejo. Recientemente, ha participado como escritora invitada por la Universidad de Salamanca en las jornadas de estudio en honor a Rafael Cadenas (Premio Reina Sofía de Poesía 2018).

Entrevista al profesor

1. ¿Qué te sugiere la frase «El escritor nace, no se hace»? ¿Crees que se puede aprender —y enseñar— a escribir poesía?

Creo que el escritor nace, en parte, pero que aún debe nacerse y hacerse, continuamente. María Zambrano lo expresa con extraordinaria lucidez cuando dice que el hombre es el único animal que no nace de una vez, que tiene que nacer dos veces y que, por eso, siempre está de parto de sí mismo. Y, en mi sentir, el artista, el escritor, el poeta es ese: el que está naciendo de sí, constantemente, mientras se hace. En este sentido, el aprendizaje del oficio no es solo posible, sino necesario para el desarrollo de ese arte que consiste en hacerse a sí mismo como artista y nacer.

2. ¿Cuáles son las peculiaridades de tu metodología, aparte de la mecánica común a todos los talleres?

Mis talleres insisten en la dimensión religiosa de todo arte, en el sentido etimológico de la palabra “religión” que significa re-ligare, es decir, reunir, reconectar. ¿Qué busco religar en los talleres, a través de la escritura? El alma (lo invisible, lo abstracto, el Verbo, lo sagrado) y el cuerpo (lo concreto, la carne, la materia, el lenguaje). En la poesía (quizá, tanto más que en otras artes) puede experimentarse el misterio de la encarnación en este sentido religioso de la religación: por la encarnación de lo sagrado en el lenguaje.

3. ¿Qué clima te gusta y procuras que se cree en tus grupos de trabajo?

El de la fe dionisíaca. Cada taller debe ser un banquete, una ocasión festiva y celebratoria de encuentro en la que hay que gritar, llorar, cantar y reírse. De ser posible, todo a la vez.

4. ¿Consideras la enseñanza como un intercambio? ¿Qué te enseñan tus alumnos?

Prefiero pensar en mis alumnos como “compañeros”. Etimológicamente (ya ven que me interesa mucho la etimología), “compañero” es el que comparte el pan, es decir, la palabra y el pathos, el sufrimiento, la dificultad que supone sacar el lenguaje del silencio. Pero también “compañero” es con quien compartimos el vino, es decir, la alegría y el gozo de la vid, de la vida que es la escritura cuando realmente da de vivir. En este sentido, de nuevo, es que el taller es para mí un banquete que celebramos siempre en esa fe dionisíaca. En ese espíritu de encuentro vivo y real, lo que sigo aprendiendo es que la enseñanza, como la poesía, no solo consiste en dar, sino en aprender a recibir.

5. ¿Cuáles son las cualidades necesarias, según tu opinión, para ser un buen profesor de escritura?

Estar dispuesto a descender al fondo de la mina que es cada alumno-compañero y dar con su oro, con eso sagrado que hay en ese fondo de cada uno y enseñarle a amarlo.

6. Dentro de tu campo didáctico, ¿en qué partes te gusta profundizar?

En la relación alquímica que guardan la herida, la verdad y lo sagrado en la escritura. Lo sagrado es la verdad que hay toda herida, esa luz última que conseguimos extraer de la herida y que es, asimismo, la poesía.

7. ¿Cuál es tu poeta favorito? ¿Por qué? ¿Qué libro estás leyendo en la actualidad?

Rainer Maria Rilke. Ha sido un maestro temprano que me ha acompañado desde muy pronto en este recorrido que supone la vía artística de todo escritor, entre otras cosas, porque entre los dieciocho y los veinte años viví en Duino, un pueblito del Adriático, al norte de Italia, donde escribió sus Elegías. Y esa vía artística es una de las dimensiones que más me vinculan y me estrechan a Rilke y a su poesía: el modo en que su ars poética está atravesada por su ars vitae y viceversa. Todo ese altísimo voltaje que recorre toda su obra. Siempre releo a Rilke (hace poco, estuve releyendo su Diario de Florencia), pero, ahora mismo, estoy leyendo a una poeta portuguesa de ascendencia danesa: Sophia de Mello Breyner Andressen.

Profesor de:

Otros profesores

Carlos Aguasaco

Más información

Jürgen Berlakovich

Más información

Manuel Borrás

Más información

Irene Cuevas

Más información

Miguel Ángel Curiel

Más información

Óscar Curieses

Más información

Miguel Ángel Feria

Más información

Juan Fernández Rivero

Más información

Michel Feugain

Más información

Javier Fonseca

Más información

Alberto García-Alix

Más información

Violeta Gil

Más información

Lara López

Más información

Daniel Montoya

Más información

Mónica Ojeda

Más información

Miguel Ángel Pozo

Más información

Benjamín Prado

Más información

Augusto Rodríguez

Más información

Raúl Rodríguez

Más información

Adalber Salas Hernández

Más información

Fernando Salazar Torres

Más información

Jaime Sánchez-Ratia

Más información

Marifé Santiago Bolaños

Más información

Álvaro Tato

Más información

Jonás Trueba

Más información

Jesús Urceloy

Más información

Ángel Zapata

Más información

Compartir en